Kirtan kriya: mi espiral de mil días


Hace casi cuatro años que hago yoga kundalini. Pero si, hace un año, alguien me hubiera dicho que mi vida iba a cambiar por hacer SA TA NA MA por media hora… no lo hubiera creído.

No hay azar en la vida. El Kirtan kriya me trajo el privilegio de colaborar en este blog. Después me llevó a la meditación del 11.11.11 en casa Xitla, a una animada cena con pizzas, y a un grupo de mil días de Kirtan kriya… entre muchas otras cosas.

Como una espiral, este kriya me eleva.

Cuando cenábamos, Bhagwant Kaur dijo: “deberíamos hacer un grupo de apoyo”, entonces Raj Inder Kaur y yo brincamos con ideas… varias personas haciendo el mismo kriya eran una coincidencia que no podíamos dejar pasar… menos aún cuando todavía flotábamos por la experiencia del Guru Ram Das.

Como le dije a mi maestro Jai Hari Sing: nunca hubiera creído que repetir SA TA NA MA durante media hora iba a cambiar mi vida. Yo sólo seguí su indicación de hacerla por 40 días, una vez que la hicimos en clase.

Los primeros días no sentí nada… bueno, eso creí. La dejé (estaba en un viaje, “no me daba tiempo”). En un segundo arranque, llegué a un estado de auto-observación insólito: como si trajera un casco, y en ese casco hubiera una cámara de vigilancia apuntando hacia mi, en picada. Como si estuviera en un reality show sobre mí.

Pasé por la más absoluta extrañeza (¿qué es esto?), el horror (no, este pensamiento no puede ser mío), la diversión (ah, qué ridícula soy, parezco un changuito), algunos veintes resonando en mi cabeza… y logré llegar a la cuarentena. Lo natural era seguir por los noventa días, eso no podía quedarse así…

Ahora ya no cuento los días, sólo tengo presente que mi primer año será en mayo del 2012. A veces el kriya se me da fácilmente, a veces no tengo idea qué pasó. A veces tengo dudas, experiencias incomprensibles o simples comentarios que se van perdiendo. Justo en estos días me concentro mejor, el kriya fluye y me deja en mi centro, tranquilia, limpia y en un estado de suspensión.

Ahora cuento, también, con mi grupo de mil días del Kirtan kriya. Lo que comenzó como un espacio electrónico, me apoya cada mes con su presencia… y en verdad que se siente una energía poderosa. La clase que hacemos después es muy inspirada.

Ahora tengo la bendición de un espacio compartido que trasciende lugares, redes sociales y escuelas. Ahora estoy acompañada por otros que me comparten, sostienen e inspiran. Ha sido una inspiración ver cómo mis compañeros trascienden la confusión del principio, y sus rostros reflejan una luz especial. Ha sido una bendición reconocer que yo soy ellos. Ha sido una bendición compartir la misma inspiración.

Gracias a mis hermosas amigas Bhagwant Kaur y Raj Inder Kaur.

Gracias a mi hermoso grupo de la Quinta Colorada.

Gracias a mi grupo de mil días de Kirtan kriya.

Gracias a mi maestro Jai Hari Singh.

Compartir inspira.

 

Wahe Guru Ji Ka Khalsa, Wahe Guru Ji Ki Fateh

 

Únete a nosotros en el grupo de Facebook, o a través de este blog, o forma una red en otro medio. Y, cuando puedas, ven a la Quinta colorada el último domingo del mes a las 7:30 am.

Este post es una respuesta a lo que Bhagwant Kaur escribió sobre su experiencia con el Kirtan kriya y el grupo de mil días en IKYTA México.
Posts relacionados: Kirtan Kriya
 

Dejar un Comentario