#JuevesDeCaraACara Ego, apego, disciplina

2019-01-24 Stephanie Canfield

¡Bienvenidos a nuestra décima edición de Cara a Cara! En este espacio le damos seguimiento a las preguntas más recurrentes que tenemos a través de nuestro sitio desahógateya.com
En esta ocasión tocaremos tres temas muy frecuentes: Ego, apego, disciplina

P: Tengo miedo al rechazo y al poco valor que se le da a lo que hago
JHS: No debes de temer, ¿cuál es el problema? ¿por qué tienen que valorar lo que tú haces? ¿por qué estás buscando un reconocimiento en lo que haces? debería ser suficiente lo que sabes, si la gente lo reconoce o no, no es tu problema, si tú eres una persona que ya práctica, ya enseña, ya comparte sus experiencias, deberías de saber que no importa lo que digan, no importa si te reconocen, se trata de ayudar, de servir, resolver las necesidades de tus pacientes, resolver las necesidades de tus alumnos, tienes que servir y olvidarte si la gente te da las gracias, el problema es para ellos, se están perdiendo de una experiencia maravillosa que es el agradecimiento, y el agradecimiento es parte del proceso espiritual, es parte fundamental de cómo avanzas espiritualmente, es un paso enorme.
Agradece todo, pero si no te agradecen, tal vez como maestra no les enseñaste a ser agradecidos. Tienes que explicarles que no deben agradecerte a ti, sino tener una actitud de agradecimiento hacia la vida, por las buenas y las malas experiencias, las malas para aprender y las buenas para disfrutar.
No toda la vida es de aprendizajes a través de experiencias difíciles, también hay momentos maravillosos e increíbles, de bienestar, que cada vez son más porque cada vez te molestas menos, aprendes a estar ampliando tu horizonte de estados de bienestar, y le estás ganando terreno a la zona de confort. Lo más importante es tener esta actitud frente a todo lo que te ocurre en la vida, observarlo, no juzgarlo, no decir si está bien o está mal, más bien, ver qué puedes aprender de esto, cómo puedes salir de esta situación decorosamente, con todas tus virtudes, con todas tus capacidades, tus talentos, tu grandeza, y ver cómo puedes aprender a través de eso.
Las enseñanzas son una cosa, las prácticas de las enseñanzas son otra cosa, después viene la experiencia de la práctica de las enseñanzas y después, el cómo las asimilas en la construcción de tu ser espiritual, como vas absorbiendo experiencias.
Es muy importante que, como maestro, como sanador, no te infles, no busques el agradecimiento, no creas que todo se debe a ti, que tú hiciste el esfuerzo, que tú hiciste una gran obra y que se te tiene que reconocer y te crees un maestro enorme, con poderes. Esto es el ego espiritual, y como dice el maestro Yogui Bhajan, el peor de los egos es, el ego espiritual, el maestro también nos dice: no esperes nada, haz lo que tienes que hacer, abre tu corazón, sé amoroso, abre, haz las cosas y no engañes a nadie, no te creas dueño de poderes especiales y haz lo que has aprendido y aplícalo con humildad, aceptando la voluntad de Dios y aceptando que tú no eres el creador, tú ere el mensajero, tú estás ahí para permitir la conexión.
Entonces, conéctate con ese poder y no esperes nada, solo conéctate con tu ser interno y avanza en la vida sintiéndote bendecido, bendícete primero a ti mismo y bendiciones a todo lo que te rodea.


P: Apego a la pareja.
JHS: El apego a la pareja es lo que se llama codependencia, hay apego a la pareja que se manifiesta durante la convivencia y hay un apego cuando no puedes deshacerte de la dependencia que tienes con tu pareja. Estos aspectos tienen el mismo espacio psicológico, para entender esto primero tienes que entender la naturaleza de la mujer y la naturaleza del hombre, por ejemplo, la mujer es insegura por naturaleza, pero tienen que aprender a ser más seguras, porque es de lo único que padecen, cuentan mucho con el hombre para darles seguridad, y se vuelven dependientes de esa seguridad, no solo la seguridad material si no también la seguridad afectiva. Para que ya no seas codependiente tienes que aprender a crear en ti misma la seguridad interna, que es la seguridad que sientes cuando estás alineada como persona y estás conectada con tu ser interno y confías en la vida, confías en el futuro y haz que pase lo que pase, la vida sea muy dura o difícil, no importa, estás ahí, clara.
Esta energía que tienes que crear en ti, es muy importante para que no sientas ese apego a la relación, en donde tú te dices, si ya no está mi pareja, ya no sé qué voy a hacer, y el hombre resiente esa dependencia y manipula esa situación y tú a través de esta relación de dependencia, manipulas la relación. Es una relación tóxica, porque no puedes depender del esposo o la esposa, una relación de amor es la que está arriba de este límite, te comprometes con otra persona, te sientes honrado de dar tu amor.
Para quitarte de esa relación de apego, tienes que tener una relación contigo misma, muchas veces la mayoría de las personas no tienen esta relación afectiva y de conciencia con ellos mismos, esa relación que te permite saber dónde estás, qué sientes, cómo quieres crear fuerza en ti para tener una calidad de vida más elevada para justamente no crear esta codependencia en la pareja.
Si te acuestas en la cama y esperas que pase algo, tienes que saber que no va a pasar nada si tú no te comprometes, tienes que querer que las cosas sucedan, el Yoga te puede ayudar a crear esta energía de fuerza personal, de valor, de relación proyectiva contigo misma. Al tener una relación sincera, íntegra contigo misma, sin mentiras, vas a crear otro tipo de relación con tu pareja, tu pareja te va a respetar mucho más.

P: Disciplina
JHS: Es muy importante que aprendamos a tener disciplina, es muy importante que entiendas que las cosas no pasan solas, tienes que deshacerte de tus hábitos anteriores y crear nuevos, tienes que sentirte halagado, enamorarte de lo que haces, y así crear otra actitud tuya hacia la vida, tienes que entender que la vida está llena de momentos increíbles, que tú eres un ser increíble. Pero si no exploras (no mentalmente sino a través de la experiencia), nunca llegas a la perfección, siempre vas a mejorar, vas a estar en un proceso de excelencia, de mejora continua, este proceso va acompañado de la observación de todo lo que haces y piensas, esta observación no es un análisis, no es una elaboración de pensamientos. Tienes que verte, actuar, mejorar, haz que las cosas pasen.
Y para que esto pase tienes que comprometerte a un mínimo de disciplina que va a ir creciendo, pero no lo hagas como un tema de flagelación personal, hazlo con mucha compasión a ti mismo, pero la compasión no es ser indulgente, la compasión es darte amor, estar en amor contigo, fluir con un amor contigo mismo, reconocer lo grande que eres y lo increíble que es la vida.
La vida pasa como un relámpago, cada vez que entras en nuevos ciclos de vida, cuando eres niño no tienes conciencia de esto, cuando eres adolescente menos, cuando tienes 20 años empiezas a proyectar hacia el futuro y tienes poca conciencia de lo que has aprendido en el pasado, entre los 30 y 40 tienes una conciencia de aprendizaje, vas llegando a la cima de la vida, a partir de los 40 vas entrando a la conciencia de la vida, de quién eres, de qué haces, de lo que has logrado en tu vida y cómo puedes compartir ese conocimiento, empiezas a ver la vida de otra manera.


No esperes a tener 60 años para cuidarte, cuídate desde que eres adolescente, cuando eres papá dale buenos hábitos de alimentación y ejercicio a tus hijos, así cosecharás grandes frutos cuando son adolescentes. Es muy importante que les des buenos hábitos, que no hagas de la disciplina un castigo, motiva a tus hijos, muestra cómo el fruto de la disciplina se goza.