#JuevesDeCaraACara Presión, Dios, oportunismo

2018-12-26 Stephanie Canfield

¡Bienvenidos a nuestra novena edición de Cara a Cara! En este espacio le damos seguimiento a las preguntas más recurrentes que tenemos a través de nuestro sitio desahógateya.com
En esta ocasión tocaremos tres temas muy frecuentes: Presión, Dios, oportunismo.

P: Cómo lidiar con la presión

JHS: Primero te quiero decir que la presión es lo mejor que puedes tener en tu vida, la presión es la que te va a hacer crecer, si no tienes presión, la tendencia natural del ser humano es abandonar el crecimiento, las cosas, te dejas llevar.

La presión es la que hace que tengas calibre, el calibre es el que te va a dar la medida exacta para que estés creciendo, para que estés conectando tu grandeza y hacer que esa grandeza se aplique en tu vida de la manera exacta, es lo que te va a permitir que llegues a dónde tienes llegar, tienes que encontrar la medida exacta que haga que la presión sea la que tú puedas recibir.

¿Cuándo sientes que recibes demasiada presión qué tienes hacer? Lo que hace la mayoría de la gente cuando recibe mucha presión es huir o reventar, y eso no lo puedes hacer, tienes que aprender a recibir más presión, a hacer que esa zona de no confort en la cual te sientes cuando estás recibiendo presión se haga más amplia, para que pueda entrar más presión, y dirás, bueno, eso está bien un tiempo, pero ¿cuándo termina? Eso nunca termina, la ventaja en todo esto es que vas creciendo como ser humano vas aprendiendo a estar en situaciones cada vez más difíciles, vas a poder ser la luz y el faro de luz hacia los demás, vas a poder apoyar a más gente, vas a poder ayudar a más gente a llegar a esa fuente de sabiduría que vas a ir creando en ti, y harás que la gente que te rodea reciba más consuelo, más consejos, más confort de parte tuya, ¿Por qué? porque para eso nacimos, nacimos para servir, para ayudar a la gente, nacimos para hacer que los que tienen menos privilegio que tú, que tienen menos capacidad que tú, puedan venir hacia ti y recibir de ti esa fuente de energía que es tu deber crear en ti para ayudar a los demás.

P: ¿Cómo puedo entender a Dios?

JHS: Tenemos un concepto muy diferente de qué es Dios, hemos sido educados los que vivimos en occidente a ver un Dios que está en el cielo, todo poderoso, un Dios que te castiga, que está fuera de ti. En nuestra era hemos entendido que Dios está dentro de nosotros, que Dios está en nuestro ser, en cada una de nuestras células, Dios está en todo el universo y está dentro de ti.

Nunca vas a entender a Dios, él está más allá del entendimiento, está en todo, y no importa si crees o no en él, lo que importa es que vivas la experiencia de Dios, porque es una experiencia, y esa experiencia la puedes obtener a través de la meditación, deja de pensar que tienes que creer en él, deja de hacer actos de fe en él, busca la experiencia de Dios.

La experiencia de Dios se nos presenta de diferentes maneras, una de ellas es como cuando estás observando un atardecer al borde del mar y entras en un espíritu de epifanía, eso es Dios. Dios es experiencia, no es ese todo poderoso que está fuera de nosotros, es ese todo poderoso que está dentro de nosotros.

Y cómo explicar cómo se resuelve el dilema: “Si Dios está en mí, entonces yo soy Dios” Sí, tú eres Dios, pero para poder entender la relación que tienes con él, tienes que inclinarte ante él, tener humildad hacía él, pero no malentiendas este concepto, la humildad no es ser débil, es entender que el universo es el que controla las cosas, con el tiempo vamos aprendiendo a controlarnos a nosotros mismos, pero nunca controlaremos lo que está fuera, por eso tenemos que poner lo mejor de nosotros, el talento que se nos ha regalado cuando nacimos.

Y para poder vivir la experiencia de Dios, es muy importante contestar primero la pregunta ¿quién soy yo? Cuando estás en el proceso de contestar esta pregunta, puedes entender que estás entrando en una relación estática con Dios, en una relación de amor incondicional hacia el universo, porque la fuente de ese amor incondicional es Dios, es lo divino.

Abre tu corazón, se compasivo, ten a través de esa compasión la conexión con él, la conexión que es la experiencia de Dios, y esa experiencia la puedes tener muchas veces a través del diálogo interno y la experiencia que te brinda el Yoga y la meditación.

El yoga y la meditación son las herramientas que te permiten entrar en el diálogo contigo mismo, con esa profundidad del ser interno, esa profundidad del ser interno que es Dios.

Cuando vivas este proceso y lo disfrutes, entenderás que el desarrollo de esta práctica es lo que te brinda Dios en recompensa por tu conexión con tu corazón y tu ser interno.

P: Oportunismo

JHS: En general no hay nada malo ni bueno, hacemos de las cosas algo bueno o algo malo, ser oportunista es aprovechar las cosas sin hacer esfuerzo, hay que entender el compromiso que uno desarrolla consigo mismo para llegar a la situación de atraer las cosas como un imán, pero este imán debe estar entrenado, porque si no se entrena, atrae todo tipo de situaciones, por otro lado, si haces “concha” como se entiende vulgarmente, no te gusta estar en ningún tipo de situación de no confort, entonces no exploras, no te abres, no haces esfuerzo por conocer espacios diferentes, no creces, te quedas donde estás, no te mueves.  

El ejercicio del Yoga, es hacerte entender que esas zonas de no confort las produces tú mismo a través de ciertas posturas, ciertos ejercicios que realinean tu cuerpo, y no son los que normalmente prácticas en tu vida diaria, te obligan, y te ponen en una situación donde no te sientes cómodo, hay una tensión que se pone en el ejercicio y te obliga a poner tu mente en una situación que muchas veces no es cómoda, y esa incomodidad tiene varias virtudes, primero, con el tiempo se vuelve cómoda, pero no te tienes que quedar ahí, tienes que buscar y abrir más tu espacio, segundo, te obliga a enfocarte,  porque cuando te duele algo te enfocas en el dolor, y el dolor te obliga a pensar que te duele y dejas de pensar en tonterías.

No hagas concha de todo, porque si lo haces no vas a crecer, te vas a estancar y no vas a aprender. Aprender es salir de esa zona de confort y hacer un pequeño esfuerzo adicional a lo que ya estás acostumbrado, el Yoga te permite entrenar tu mente y tu ser a hacer siempre un poquito más de lo que esperas de ti, y al hacer esto vas abriendo tu campo de confort para que sea más amplio.

El ejercicio y la cuestión de obligarnos a una disciplina, nos lleva a ensanchar nuestros espacios de comodidad hasta que entramos a una aceptación, esta aceptación nos lleva a aprender de espacios que no conocíamos, nos ayuda a ser más grandes, más fuertes.

El Yoga acostumbra a nuestra mente a entrar a espacios que no siempre son agradables, pero que cuando tenemos la victoria sobre lo que estamos viviendo, entramos a espacios de goce, y cuando tenemos una victoria sobre nosotros mismos es cuando nos sentimos bien.

Esperamos que estos temas hayan sido de su agrado y los esperamos dentro de un mes para la siguiente edición en nuestro blog de #JuevesDeCaraACara.

Sat Nam,
Jai Hari Singh