Meditación para cambiar el ego

2018-05-31 Param Gian Kaur

Beneficios: Esta meditación te permitirá concentrarte tan profundamente que serás capaz de observar tus apegos. Una vez que encuentres esos apegos, los podrás soltar disasociándote de ellos. Puedes darle el objeto de identificación al cosmos, o a Dios. Esta meditación también combate la tensión y la hipertensión.

Cómo hacerla: Siéntate en postura fácil con la espalda recta. Pon las dos manos al nivel del centro del corazón. Dobla los dedos de las manos como en un puño suelto. Extiende los dedos gordos y dirígelos hacia arriba. Entonces junta las manos hasta que la parte de arriba del lado de los dedos gordos se toquen. El resto de la manos no toca. Mira hacia los nudillos de los dedos gordos.

Respiración: Inhala a través de la nariz durante 8 segundos, exhala por 8 segundos y sostén el aire por fuera 8 segundos.
Empieza con estos segundos e incrementa gradualmente el tiempo equitativamente.

Tiempo: Empieza con 3 minutos. Y con tiempo lo puedes incrementar hasta 31 minutos.

Para finalizar: Inhala y estira los brazos por encima de la cabeza.  Abre y cierra las manos varias veces, y relájate.